Mauricio Walerstein

Mauricio Walerstein (F/ J. Alirio Peña)

Nacido en Ciudad de México el 29 de marzo de 1945 e hijo del reconocido productor mexicano Gregorio Walerstein, se desempeña en el mismo oficio de su padre desde 1967 hasta 1970. Produce una lista considerable de filmes entre los que se encuentran Los Caifanes de Juan Ibañez, Patsy mi amor de Manuel Michel, Para servir a usted de Josè Estrada y Paraíso de Luis Alcoriza, entre muchos otros. Ya en Mèxico dirige sus primeros filmes obteniendo cierta experiencia que se harà notar en su primera película venezolana: Cuando quiero llorar no lloro. Como productor del film Bàrbara, dirigido por Juliàn Soler, Mauricio Walerstein llega a Caracas en 1971, volviendo poco despuès para residenciarse definitivamente en el paìs.

Ya desde México conocìa a Romàn Chalbaud, quien había asistido a un festival de teatro, estrechando lazos amistosos en aquella oportunidad. Fue durante la realizaciòn de la película de Soler -en la cual el cineasta Abigaìl Rojas se desempeñaba como director de fotografía- cuando se interesó por venir a Venezuela a filmar la novela de Miguel Otero Silva Cuando quiero llorar no lloro. Desde un principio, este proyecto había sido comandado por Abigaìl Rojas, quien suponía iba a dirigir la cinta. sin embargo, ante el entusiasmo de Walerstein y la convicción de que en su país le era imposible realizar una película como esa (principalmente por razones de censura), Abigaìl Rojas le cede la dirección creándose entre ambos un grupo de trabajo. Esta alianza proseguirá hasta la prematura muerte de Rojas en 1976.

El estreno de Cuando quiero llorar no lloro (1973), filme financiado totalmente por capitales privados, logra un gran impacto en el público y la crítica venezolanos, constituyéndose como la primera película moderna de la cinematografía nacional, la cual además abre las puertas hacia una posible industrialización de nuestro cine. A partir de esta película, la producción fílmica de Mauricio Walerstein como director se ha sistematizado…

Sus realizaciones han resultado en su mayoría éxitos de taquilla y en menor grado de crítica. Muchas de ellas han representado importantes momentos de nuestra cinematografía y hoy día películas clásicas del cine venezolano. Entre las más destacadas películas de Walerstein se encuentran: Crónica de un subvesivo  latinoamericano (1975), La máxima felicidad (1983) y Macho y Hembra (1985). 

(Cuadernos Cineastas Venezolanos 3. Mauricio Walerstein. 

Fundación Cinemateca Nacional, 2002)

El Universal, 16/02/1983.

El Universal, 27/02/1985.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s